FIESTA FINAL DE CAMPAÑA.

Anuncios
Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

PROMOCIÓN DEL COMERCIO LOCAL COMO FUENTE DE RIQUEZA Y EMPLEO !RESCATA AVILÉS! VOTA GANEMOS

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

ACTO EN EL QUIRINAL

Nuestros candidatos Covadonga Barroso, Agustín Sánchez y Azucena López, estarán con la vecindad en nuestro barrio para hablar sobre vuestras propuestas para el mismo para rescatar Avilés.

Porque los barrios son el centro.

Rescata Avilés.

No hay descripción de la foto disponible.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

QUE NO TE ENGAÑEN, NO TODO TIENE QUE SER COMPLICADO, ACABEMOS CON LA BUROCRACIA, RESCATA AVILÉS, VOTA GANEMOS

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario

MINUTO DE ORO EN EL DEBATE ELECTORAL DE LNE


La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, exterior y naturaleza

https://www.lne.es/…/2019-05-15-174720-debate-electoral-avi…Información sobre este sitio webLNE.ESDebate electoral en Avilés: Covadonga Barroso, Ganemos Avilés

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Una “Todo terreno” con conciencia de clase.

Debate electoral en Avilés: Covadonga Barroso, Ganemos Avilés


Covadonga Barroso lideró la protesta en la multinacional Autotex en 2006

Ha trabajado los últimos cuatro años como secretaria del grupo municipal de Ganemos Avilés y ahora encabeza la candidatura del partido a la alcaldía.

Lo hace con el respeto y la seriedad con la que siempre ha afrontado cada paso en la vida a pesar de haber nacido en un día tan dado a bromear como el de los Santos Inocentes.

Licenciada en Magisterio y técnica superior de informática de gestión, su llegada a la arena política era cuestión de tiempo desde que se erigió en una de las cabecillas de la lucha laboral en Autotex Airbag, la multinacional ubicada en Llanera en la que trabajó durante casi cinco años y que clausuró sus instalaciones en 2007. Con una aplastante mayoría femenina en la plantilla, ella fue una de las líderes de una protesta con encierros, manifestaciones y concentraciones protagonizadas por primera vez por mujeres y que solo sirvió para que perdiera su fe en unos sindicatos que ignoraron el conflicto.

Hasta llegar ahí, Covadonga había ido encadenando trabajos variopintos, ninguno de los cuales le brindó una oportunidad superior a los cinco años. Compaginó sus estudios en la Universidad de Oviedo con trabajos de azafata y relaciones públicas y, tras licenciarse en Magisterio, ha impartido clases particulares hasta hace poco tiempo. Trabajó de obrera en Saint Gobain, en Carrefour, como vigilante de seguridad para Seguritas y de celadora el Hospital Álvarez Buylla, de Mieres. Sin plaza fija, permanece en bolsa y acaba de presentarse a las últimas oposiciones.

Firme defensora y militante de la democracia participativa, a Covadonga nunca le gustó dejar nada de lado, ni siquiera el funcionamiento de las asociaciones de madres y madres. ¿Desde dónde mejor que desde dentro se puede saber cómo funcionan las cosas y cómo se pueden cambiar? Es una máxima que si bien no proclama a los cuatro vientos sí sigue a pies juntillas.

A parte de la Red de Apoyo al Colectivo Africano, siempre se ha mostrado muy activa dentro del movimiento de defensa de los animales. No es su única militancia activa, también el feminismo, sufrido el machismo en carne propia cuando empezó a trabajar en sectores no acostumbrados (y, por lo tanto, no adaptados) a emplear a mujeres.

Militó en IU hasta que el rumbo adoptado en relación con el conflicto vasco la desilusionó y la llevó a buscar otras opciones.

Con la irrupción del 15M, sus simpatías se dirigieron a Podemos. Le gustaba el aire fresco que proponía, la forma de trabajar asamblearia y abierta, en círculos. Estuvo inscrita hasta el último momento, antes de decantarse por Ganemos por la mecánica interna.

Siempre en continua formación y con un interés intacto por el mundo que le rodea, Llanes es su lugar de reconciliación con el mundo y el Grupo de Baile de Pendueles, con el que toca la pandereta, su cordón umbilical con las tradiciones de la tierra. De allí es su madre y allí acude siempre que puede. Sus padres, ambos asturianos, se conocieron en Madrid, se casaron en Llanes y se instalaron en El Otero, en una zona que se tragó el cinturón medioambiental de Valliniello y en la que Covadonga aprendió abruptamente qué era el medio ambiente y el ecologismo, en una casa con hórreo y terreno para vacas, pero con plásticos por cristales, dado que se rompían de forma constante por los vapores de la cercana industria.

Poco después se mudaron a Versalles, donde Covadonga ha vivido el resto de su vida. Madre de dos hijos de 19 y 26, acaba de abandonar recientemente en nido familiar (sí, ella) y a su querida gata Blanca, que sabe que queda en buenas manos. Las mismas que ella brinda para trabajar por sus vecinos.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

QUE NO GOBIERNEN POR TI, VOTA GANEMOS, GENTE COMÚN EN LA INSTITUCIÓN

La luchadora que “baja” a Avilés https://www.lne.es/…/…/17/luchadora-baja-aviles/2473526.html

Aquí venía a comprar cuando era cría y lo seguí haciendo hasta no hace mucho. Cuando mis hijos eran pequeños tenían que llevar fruta al cole para comerla en el recreo. Y también venían a comprarla aquí, como todo el barrio. La plaza tenía de todo, hasta un puesto de ropa interior”. “Aquí” estaba el antiguo mercado de Versalles, en La Texera, la plaza de abastos que demolió el Ayuntamiento a finales de 2011 para habilitar un aparcamiento y el lugar elegido por la candidata de Ganemos, Covadonga Barroso, para comenzar el paseo por su pasado y por el que es su barrio desde hace 48 años.

Covi, la primera de cuatro hermanos e hija de trabajador de Ensidesa y de ama de casa, nació en Valliniello y residió los primeros cinco años de su vida en una “casita de campo con hórreo” situada en los terrenos del cinturón verde. Conserva pocos recuerdos de entonces, pero no olvida “los vapores de la térmica (de Ensidesa) y el ruido que hacía”. “Temblaba toda la casa y las ventanas tenían plásticos en vez de cristales porque se rompían”, explica.

En 1980, con cinco años, la familia Barroso Sánchez se mudó al número 33 de la calle La Paz, “encima del comercio de Manuel Ángel, a los últimos pisos que construyó el patronato de Ensidesa”, en un barrio que aún conservaba su nombre original, poblado Francisco Franco.

Iba a clase a los “tubos”, las aulas que nacieron a la sombra de Ensidesa y que se habilitaron en Versalles en los terrenos que ahora ocupan la calle La Reconquista y parte del actual colegio. “Para llegar tenía que pasar un puente (aún no estaba soterrado el río Magdalena, cercado por “sanjuaninos”) y entre La Curtidora y el actual colegio de Versalles estaban los “tubos”, “idénticos a los de La Toba: de chicos, de chicas y con una oficina en el centro”. “Había un parquecito, con una seta como la de Llaranes, y también un parque de fútbol que tenía detrás La Curtidora”, relata.

La niña Barroso era revoltosa y “mala estudiante hasta Bachillerato”, cuando las notas mejoraron (“A partir de ahí, bien”, afirma). Al mercado de La Texera iba a hacer la compra y en el parque de Versalles (en su infancia un solar) “quedaba con la pandilla del barrio”.

En la adolescencia, “pasaba más tiempo en la calle con los amigos que en casa”. “Solíamos ir a La Magdalena, por donde ahora discurre la senda, hasta Fuente Santos. Íbamos muchas tardes a tomar el sol, a coger grillos, nos bañábamos en el río. Iban muchas familias”, prosigue.

Con el paso de los años, cambió las tardes sobre el césped por el bullicio de la movida de Galiana, cuando los coches aún circulaban por el centro y “costaba pasar” por la popular calle avilesina “por la cantidad de gente que había”. “Soy de la generación del baby boom. Galiana estaba hasta arriba y también la parte alta del Carbayedo. Nos conocíamos todos”, dice. El punto de encuentro solía ser El Trasgu, “el típico bar de toda la vida, el que más gente congregaba y en el que nació la idea del Descenso de Galiana”. No todos son recuerdos dulces. La heroína hizo estragos en el Avilés de los años 80 y 90. “Muchos conocidos se quedaron por el camino”, asegura, con rostro serio.

Maestra de formación y con estudios de informática, Barroso ha trabajado en varias empresas, entre ellas, Cristalería, Autotex y Airbag. En esta última, que se hundió en 2007, lideró la lucha obrera contra el cierre. Madre de dos hijos (de 19 y 26 años), también es celadora del Principado de Asturias y su último trabajo antes de dar el salto a la política fue en el Hospital de Mieres.

Reconoce que es “bastante tímida” y que no lleva bien las cámaras ni hablar en público. “Pero todo es cuestión de aprendizaje”, afirma. De eso sabe un rato. Durante los últimos cuatro años ha hecho un máster en política municipal como secretaria de Ganemos Avilés en Común, trabajando como una hormiga en un segundo plano. Ahora, aspira a ser alcaldesa de su ciudad. El paseo culmina en el parque de Versalles.

-¿Hacia dónde vas?

-Bajo a Avilés.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, exterior
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario